Carácter propio

Documentos: 

Caracter propioIdentidad

 

La labor educativa de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús se inicia en 1887, año en que Santa Rafaela María fundó la Congregación. Desde sus comienzos la educación evangelizadora ha sido considerada la misión fundamental.

Santa Rafaela María concebía la educación como un proceso de nueva creación en la que el educador colabora para que cada alumno y alumna descubra el proyecto de Dios en su vida, y le acompañe en su realización personal. Consideraba esencial “educar desde el corazón” porque la persona que se siente querida y valorada, es capaz de poner en juego todas sus capacidades y potencialidades; y reconoce a cada una como única creyendo siempre en su capacidad de superación personal.

La Institución desea que se cuide la acogida, la cercanía y la atención a los más necesitados para hacer de cada centro educativo un lugar donde se disfrute educando y aprendiendo.

Modelo de persona que queremos formar

Rasgos de la pedagogía

  • Compasivas, libres, responsables y respetuosas de la libertad de los demás. 
  • Que valoran su propia vida y la de los demás, como don supremo de Dios. 
  • Alegres, agradecidas y sencillas. 
  • Con sentido crítico de la realidad que les rodea y del mundo, capaces de dialogar y acoger lo diferente. 
  • Capaces de regular su propio aprendizaje, creativos, emprendedoras y que valoran el esfuerzo. 
  • Con conciencia moral, capaces de gobernarse a sí mismas, de construir su propio proyecto de vida y comprometerse con él. 
  • Abiertas a lo trascendente.
  • Personas esperanzadas, que dan sentido al esfuerzo y valoran los aspectos positivos de la existencia. 
  • Comprometidas con la justicia, los derechos humanos, la paz y la reconciliación. 
  • Que conocen la persona de Jesús y su mensaje y tratan de vivir coherentemente con los valores evangélicos.
  • Que encuentran en Jesús-Eucaristía el sentido de su vida cristiana en comunión con la Iglesia.
  • En nuestra acción educativa partimos de un principio básico: cada alumno y alumna es sujeto de su propia formación. Por tanto, cuanto se realiza en la escuela tiene un objetivo muy claro y preciso: ofrecer a cada alumno y alumna ocasiones de crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad. La educación personalizada es nuestra respuesta a las posibilidades de crecimiento y maduración de cada alumno y alumna, que propicie una formación integral en competencias, conocimientos, destrezas y valores morales en todos los ámbitos de la vida: personal, familiar, social, profesional y religiosa. (Cf. CP 24).
  • La Pedagogía del corazón es para nosotros el camino por el que acompañamos a nuestro alumnado a crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad. Al nacer del amor, respeta la identidad de cada uno para que sea agente de su propia formación y pueda colaborar a crear una sociedad donde sea prioritario el respeto al otro, la solidaridad y la búsqueda de lo que es más justo y fraterno. Esta pedagogía es esencialmente la del “afecto“, y se caracteriza por los siguientes rasgos: Educa el corazón y desde el corazón; presta atención al que más lo necesita; educa desde el afecto y su estilo combina ternura y firmeza.